Mágico amor

Palabra Obligada

Me prometió el cielo y la luna. Le respondí que me conformaba con pisar la tierra. Sus ojos, zarcos como el agua clara del arroyo de mi pueblo, penetraban en mi ser y desnudaban mi alma. Azorada, intentaba cubrirme con ropajes de desprecio, adornada con aires altivos y vientos de timidez.

No se dio por vencido: rondaba la puerta de mi casa todas las mañanas para verme salir hacia la escuela. A la vuelta, por la tarde, me esperaba como guardián fiel del sauce llorón que lamentaba mi ausencia desde el jardín que adornaba mi morada.

Me juró amor eterno. Un día de lluvia, aterida de frío y con necesidad de calor, le creí. Sus besos cubrieron mi cuerpo mientras mi mente alcanzaba la luna prometida. Al día siguiente, desapareció para no volver jamás. Como por arte de magia.

Fernando da Casa de Campos

Ver la entrada original

Anuncios

BUDAPEST

Woody imprimió la última escena del guión de su última película. Se levantó del sillón y recogió los folios. No quiso repasar lo escrito antes de imprimirlo. “Es una corazonada”, pensó. Lo repasaría en su “trono de pensar”. Se dirigió al cuarto de baño, se bajó los pantalones y se puso a leer.

Image

ULTIMA ESCENA – “BUDAPEST”

 

Comienza con apertura de Fundido en Negro. Música de saxo de fondo, la misma que acompaña toda la película. Plano general fijo dela Plazadel Bastión de los Pescadores, con el amanecer de fondo. No hay nadie. Un grupo de palomas, en el centro de la imagen, emprenden vuelo. La cámara las sigue hasta el tejado dela Iglesiade Matías. Zoom sobre el tejado. Superposición con un grupo de palomas que sobrevuelanla Plazade los Héroes, plano general fijo que va agrandando hasta volver a ocupar todala Plaza.

Corta a

Primer plano del rostro de Penélope. Seria. Travelling simulado con el rostro en primer plano, va caminando con fondo difuso. Superposición de plano general de Plaza de Los Héroes con palomas iniciando de nuevo el vuelo, la cámara las sigue hacia el cielo. Enla Plazano hay nadie.

Corta a

Contrapicado sobre el Puente de Las Cadenas, siguiendo a las palomas en vuelo. Descienden sobre el centro del puente, picoteando el suelo. Está completamente desierto, no hay ni una persona, ni un coche, ni un ruido.

Corta a

Primer plano de las palomas picoteando el suelo. Toma a ras. Al fondo, borroso, se observan los pies de Javier caminando. La cámara enfoca a los pies, dejando borrosas las palomas.

Corta a

Plano medio de Penélope. Sonríe, ha descubierto a Javier al otro lado del puente. Empieza a caminar más rápidamente. La cámara se mueve más rápidamente delante de ella, convirtiendo el plano medio en plano americano.

Corta a

Plano americano de Javier. Sonríe, ha descubierto a Penélope al otro lado del puente. Empieza a caminar más rápidamente. La cámara se mueve más rápidamente delante de él, convirtiendo el plano americano en plano general.

Corta a

Plano general del Puente de las Cadenas, ángulo recto. En la esquina lateral izquierda del plano está Penélope, en la derecha está Javier. Plano fijo, ellos se acercan y cuando van a juntarse echan a volar las palomas, que estaban en el centro.

Corta a

Primer plano de la cara de Penélope. Primer plano de la cara de Javier. Plano general de ellos dos, desde el lado opuesto. De fondo, el Danubio y el Parlamento.

PENÉLOPE

(Primer Plano de su perfil derecho)

Creí que no vendrías

 

JAVIER

(Primer plano de su perfil izquierdo)

Creí que no me esperarías

 

PENÉLOPE

(Plano ídem)

Todo ha salido mal, Javier. He destrozado tu vida, esto es una locura. Nunca debí aceptar aquella partida de ajedrez en Szechenyi.

 

JAVIER

(Plano ídem)

¿La aceptaste? Pensé que no sabías jugar… (Sonríe) Penélope, eres lo mejor que me ha pasado en esta vida, yo…

 

PENÉLOPE

(Plano general del perfil de los dos, con el otro lado del Danubio de fondo. Penélope le interrumpe tapando su boca con la mano)

Calla, Javier, no digas nada. Lo nuestro es imposible, y lo sabes. Pero siempre nos quedará Budapest.

 

JAVIER

(Contrariado, sujeta las manos de Penélope)

¿Budapest? ¿Qué nos quedará? ¿Una falsa partida de ajedrez? ¿Un paseo fallido por el Danubio? ¿Un encuentro fugaz en las termas del Hotel Gellert? ¿Un concierto de violín en la Opera? Penélope, no tenemos nada. ¡No nos queda nada! Si al menos pudiera quedarme con el amargo sabor de tus labios…

 

PENELOPE

(Primer plano de su cara. Pone su dedo índice sobre sus labios, pidiendo silencio. Cierra los ojos. Los abre llenos de lágrimas)

Hoy será el último día que nos veamos. Por mucho que queramos, debe ser así. Pero te repito que siempre nos quedará Budapest.

(El primer plano continúa, estático, mientras la cabeza de Penélope desaparece por el fondo inferior de la cámara)

Corta a

Plano general de Penélope y Javier. Ella está agachada y le desabotona el pantalón. Comienza a hacerle una felación.

Corta a

Primer Plano del rostro de Javier, sorprendido, mirando hacia abajo, levantando la cabeza con los ojos cerrados. Superposición de planos anteriores de la película, con el rostro de Javier de fondo: la presentación de Penélope y Javier en el Balneario de Szechenyi, la caída al Danubio de Penélope desde el barco, la paliza que le pegan a Javier en la puerta del restaurante Karpatia, la deslumbrante entrada de Penélope en el teatro dela Opera… La música de saxo va in crescendo. La cara de Javier es cada vez más nítida de nuevo, cierra los ojos con fuerza y abre la boca en un jadeo final. Corta la música de golpe, a la vez que corta a plano negro. Aparecen los créditos, blancos sobre fondo negro.

FIN

 Image

Woody suspiró y tiró de la cadena. Mientras se lavaba las manos, se miró al espejo y dijo: “Qué lastima que Penélope no acepte rodar esta última escena. Estaría muy pero que muy bien…”